¿Cómo convertir la crisis nacional en una oportunidad para el necesario encuentro entre adultos?

Info cuadrito

MUCHACHA EN MARCHA

 

 

 

 

Los conflictos sociales que estamos viviendo en Venezuela son la explosión de una crisis política continua que nos viene afectando desde hace muchos años.  Pero, “Las retóricas políticas pasan, lo que permanece es la familia y las personas” y tenemos que encontrar cómo convertir esta difícil situación nacional en una oportunidad para fortalecernos como sociedad, comunidad, familia y persona.

  • Como sociedad, la crisis nos esta permitiendo pasar del individualismo hacia una mayor conciencia colectiva de patria, bajo la guía de los valores superiores del Articulo No2 de la Constitución, “…la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y en general la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político”

 

  • Como comunidad, la situación nos impacta en forma diferente según las circunstancias de cada localidad y las condiciones en que vivimos obligando a conocernos mejor, a fortalecer los nexos entre vecinos y avanzar hacia la necesaria organización comunitaria que exige el mundo en la actualidad.

 

  • Como familia, organización base de la sociedad que conforma los nudos de un tejido social a construir en el país no solo en tiempos de crisis y lugar donde formamos a las personas, satisfacemos las necesidades básicas y afectivas, construimos los valores, compartimos las vivencias ante todo lo que sucede y los niños aprenden del modelo de sus padres la forma de reaccionar ante los imprevistos y situaciones difíciles.

 

  • Como personas, pues sin importar cuál es el lugar donde vivimos, nuestras preferencias políticas, en cual etapa del desarrollo humano nos encontramos, la crisis nacional la estamos viviendo todos, desde la madre embarazada hasta el adulto mayor. Cada quien procesa e interpreta la información a su manera según las capacidades que le permite su momento evolutivo, el estilo personal y las circunstancias que lo rodean.

En cualquier caso, por difícil que sean las experiencias de conflictividad social para una persona, grupo familiar o comunidad en particular, tenemos que convertirlas en oportunidades para el desarrollo y aprendizaje de todos.

Para los niños y adolescentes, pues son testigos de una situación inusual que altera su rutina familiar y educativa. Pero también les esta permitiendo adquirir, en forma natural y cotidiana, muchos de los aprendizajes personales y sociales que se espera logren con base en un trabajo en equipo entre padres y educadores. De hecho, la educación mundial actual exige incorporar a la planificación educativa las experiencias  que traen los alumnos de su casa y comunidad, vinculándolas con los aprendizajes esperados de los programas educativos nacionales. En la situación que estamos viviendo son de especial importancia las áreas de conocimiento personal social de educación inicial y ciencias sociales de primaria y secundaria.

Para los adultos, ya que nunca dejamos de aprender y el momento histórico nos esta obligando a revisar nuestros conocimientos sobre historia nacional y mundial, pasar de lo individual a la conciencia colectiva de patria y evaluar nuestros comportamientos en  los temas de ciudadanía y democracia.

Por ello creo que la coyuntura nacional actual es una oportunidad para el aprendizaje de todos. Es necesario reordenarnos para enfrentar lo que estamos viviendo ya que las crisis sociales siempre generan una gran inestabilidad personal, al perder control sobre lo que sucede, y por eso urge apoyarnos mutuamente para minimizar el impacto negativo en nuestra familia y comunidad.

¿Qué podemos hacer? Compartir  entre adultos la situación en pareja, con amigos y vecinos

Compartir la situación en pareja.

Escoge a alguien importante para ti en la casa, esposo (a) o cualquier otra persona con quién compartas las responsabilidades de la familia y la  crianza de los hijos, ya que ante la  complejidad de la situación actual es necesario tener a otro adulto cercano para tomar decisiones sobre cómo minimizar el impacto de la crisis en la familia. Hay que sacar tiempo para analizar en detalle cómo esta afectando la situación a nuestro grupo familiar y a cada miembro en particular, pues las reacciones cambian en función del momento evolutivo, sus circunstancias, estilo para procesar la información socio-política y el modo de reaccionar ante las situaciones que vive.

Cada familia tiene que planificar su estrategia particular para enfrentarse a esta situación. Para ello sugiero responder entre los dos a preguntas clave e identificar estrategias que funcionen para su familia en particular. Como un marco de referencia algunos ejemplos,

  • Qué podemos hacer para mantener, en la medida de lo posible, la rutina de la casa  incluyendo las recreativas.
  • Cuál es nuestro plan de acción si presenciamos un acto de violencia política. Cómo lo manejamos. Cómo nos protegemos. Qué vamos a hacer con los niños y los abuelos.
  • Estamos dando un tiempo privado a cada miembro de la familia para que exprese lo que siente y canalice sus sentimientos y temores.
  • Cómo compensar en la casa las actividades educativas que no realiza. Es posible coordinar un plan de nivelación con los maestros. Hay otros niños en la familia o compañeros  del colegio que vivan cerca para organizarles actividades.
  • Cómo vamos a explicar a los niños lo que esta pasando?
  • Quiénes forma parte de nuestra red de apoyo para satisfacer las necesidades de cuidado diario, medicinas, pañales y alimentos.
  • Cómo apoyar al adolescente o adulto joven de la familia que decide colocarse en primera línea durante los conflictos.

Compartir la situación entre amigos y vecinos.

En tiempos de crisis hay que fortalecer las redes de apoyo mutuo para protegernos y minimizar el impacto negativo en nosotros y en quienes nos rodean. Los nudos de esta red de tejido social son las familias, las escuelas y las organizaciones que hacen vida en la comunidad. Todos estamos llamados a organizarnos para:

  • Mantener equilibrio en la medida de lo posible, ya que es el momento histórico que nos corresponde vivir como personas, familias organización y comunidad.
  • Abrir espacios para lograr mayor control interno, descargar las emociones negativas que producen los obstáculos al logro de nuestras metas personales.
  • Colaborar en forma organizada con el reto de estabilizar la democracia en el país.
  • Identificar espacios y oportunidades para la formación y recreación de todos.
  • Lograr la satisfacción de formar nuevas generaciones competentes y felices, aun en tiempos de crisis.
  • Convertir las experiencias en oportunidades de satisfacción personal al apoyar a la familia y poner nuestro grano de arena en la comunidad donde vivimos.
  • Preparar la lista de organizaciones y especialistas que pueden brindar apoyo profesional cuando esto sea necesario.

Concluyendo, en cualquier momento histórico nuestra meta como adultos es realizarnos como personas, integrando las circunstancias que nos tocan vivir, y cumpliendo con la misión de atender las necesidades de desarrollo de nuestros niños y adolescentes. Preocupa que este foco lo estamos perdiendo ante la magnitud y complejidad de la situación nacional, por ello en la próxima entrega nos preguntamos  ¿Cómo convertir la crisis nacional en una oportunidad para la formación integral de nuestros niños?

¡Hazme llegar tus comentarios!

Chilina León

Tagged with: #ChilinaLeon#desarrollohumanointegral#MOIDI#MOIDItips#MOIDItipsconChilina,#visiónintegral, #crisisvenezolana,


Publicado en 
Uncategorized

Publicado en Uncategorized

Cómo saber si estamos formando las habilidades que necesitarán nuestros niños para tener éxito.

información

Sin duda, no podemos saber lo que nos depara el futuro, pero al revisar el pasado vemos como el futuro fue incierto para todas las generaciones. La sociedad siempre estuvo cargada de conflictividad social, que en mayor o menor grado, afectó las oportunidades de realización personal de los adultos y limitó la calidad de la atención que le podían brindar a sus niños y adolescentes. Sin embargo, la fuerza de la búsqueda del bienestar del ser humano siempre fue y será mayor que las adversidades que nos correspondan  vivir.

En cualquier momento histórico y circunstancia tenemos que lograr ser adultos competentes y felices y formar lo mejor posible a nuestros niños y adolescentes. Muchos ejemplos de la humanidad confirman que eso es posible, aun en las condiciones más adversas que podamos imaginar, ya que el momento histórico es apenas responsable de la mitad de una de las cuatro variables que interactúan para explicar los logros del desarrollo humano: momento histórico/realidad sociocultural, edad y condición biológica y las decisiones personales que toman el niño en desarrollo y sus adultos , temas que iremos compartiendo poco a poco.

A lo largo de la historia, la prioridad de todas las sociedades, comunidades y familias han sido sus niños y adolescentes. Su futuro se construye en el presente, ellos no pueden esperar mañana, “su mañana es hoy”. El tiempo pasa muy rápido, casi sin darnos cuenta los bebés se convierten en niños, adolescentes y adultos en el marco de su realidad.

Como padres o educadores no podemos saber las circunstancias en las que les tocará a nuestros niños realizar su adultez y formar a sus hijos, pero si podemos entrever lo que les exige su momento histórico. Desafortunadamente, concentrados en el aquí y el ahora, cada quien en lo suyo, con frecuencia perdemos ese norte, como la bruma del mar que impide seguir la luz del faro marino que nos conduce hacia un destino seguro.

¿Qué habilidades serán necesarias para tener éxito en el siglo XXI?

Tenemos que ir de las manos de las publicaciones de organismos internacionales pues hay que formar a nuestros niños y adolescentes como ciudadanos del mundo que posean las habilidades necesarias para enfrentar la vida en cualquier país, pero siempre “a su manera”. Resumiendo un tema muy amplio estoy convencida que las nuevas generaciones están llamadas a que lograr 7 habilidades:

  1.  Lectura comprensiva, reflexiva y recreativa: Capacidad de compartir con otros lo leído, aplicar el contenido a su realidad inmediata e incorporar la lectura recreativa como algo cotidiano, si es posible en varios idiomas.
  2. Escritura espontánea y creativa: El dominio de la lengua escrita como un recurso para compartir experiencias, expresar lo que se piensa, registrar lo cotidiano e inventar cuentos.
  3. Matemáticas y otros conocimientos para la vida: Para entender el mundo que los rodea y explicar las experiencias cotidianas que tienen en sus casas, escuelas y comunidades.
  4. Pensamiento crítico y solución de problemas: Capacidad para analizar lo que sucede a su alrededor, pues detrás de todo lo bueno y lo malo que vivan siempre hay oportunidades de aprendizaje.
  5. Comunicación personal y virtual: Las demandas sociales y laborales exigen adquirir un balance entre las habilidades que necesitan para interactuar con otros y las habilidades tecnológicas que demanda la actualidad educativa y laboral.
  6. Colaboración: Aprender a trabajar en equipo, con metas, planes de acción y responsabilidades compartidas, dirigidas a resolver las situaciones que los afectan.
  7. Creatividad e innovación: Capacidad de reinventarse continuamente según las circunstancias. Hay que formarlos en libertad y potenciar su seguridad personal para que sean emprendedores y completen proyectos de su interés.

FaroEn la próxima entrega compartiremos por qué no resulta fácil aterrizar estas metas mundiales en nuestra rutina y qué podemos hacer entre todos para lograrlo. Esta semana te invito a imprimir la imagen del faro con las 7 habilidades que exige el siglo XXI y compartirla con tu pareja, para que revisen si están presentes en su proyecto de familia, con las educadoras de tus hijos, especialistas y otras personas que trabajan con tus hijos en la comunidad para que explores sus opiniones sobre el grado en qué están formando las 7 habilidades que necesitan adquirir sus niños para que tengan éxito en el futuro.

¡Hazme llegar los comentarios!

Chilina León

Tagged with: , , , , ,
Publicado en Uncategorized

Contacto

Publicado en Uncategorized

Cómo formar niños para que tengan éxito en la vida

Los padres, maestros, especialistas y las personas que realizan actividades especiales en la comunidad, hacen todo lo que está a su alcance para ayudar al desarrollo de sus niños, especialmente hasta los 12 años, período en que se aprende todo lo que hace falta para tener éxito en la vida.

Sin embargo, en mi experiencia he visto que hay tres grandes “barreras“ que limitan la efectividad de sus esfuerzos:

  • Esfuerzos “talla única”: Todo está centrado en la edad de los niños pero las diferencias que observamos a diario son el producto de la interacción entre: la edad, las condiciones del organismo e historia personal, el momento histórico y realidad cultural donde se desarrolla y se toman las decisiones sobre su crianza y educación. Por eso hay que entender cómo es el proceso de desarrollo infantil y tener criterios para reconocer cuál es el ritmo y estilo con el que avanza cada niño, siempre lo hará con fortalezas a canalizar y debilidades a superar o compensar, hasta que tome sus decisiones de proyecto de vida.
  • Esfuerzos “con visión de tubo”: Impactan aspectos relacionados con alguna de las 8 áreas del desarrollo infantil. Las actividades y juegos se limitan a aspectos o áreas en particular, cuando en realidad el niño es indivisible y en todo lo que haga siempre estarán presentes, en menor o mayor grado, aspectos del desarrollo de lo que necesita un niño para ser competente (desarrollo físico, motor, cognitivo y lenguaje) y feliz (desarrollo afectivo, sexual, moral y social). Por eso es necesario acordar un marco de referencia sobre desarrollo infantil que facilite ubicar todo lo que podemos lograr haciendo lo mismo.
  • Esfuerzos “separados/paralelos”: Los niños dividen su tiempo entre el hogar, la escuela y la comunidad. Durante la rutina diaria de cada uno de estos ambientes se “ve” una parte distinta del niño y se actúa en consecuencia. Es crucial que los
    adultos encargados de la crianza y educación de cada niño se comuniquen entre sí y trabajen juntos con metas compartidas, a monitorear por los padres, pues son ellos quienes los acompañan a lo largo de la vida, con apoyo de los educadores y especialistas.

Para romper estas barreras urge ampliar la visión del niño al enmarcarlo en su entorno familiar, escolar, comunitario y en los proyectos de vida de los adultos responsables de su crianza y educación. Con esta inquietud creé el MOIDI (Modelo Octogonal Integrador de Desarrollo Infantil): una visión integral del niño en su entorno que facilita  identificar y canalizar las diferencias individuales desde 1 mes hasta los 12 años. Este lenguaje común es una herramienta para superar estas  barreras, al facilitar una mejor comunicación entre todos, contribuir a unir esfuerzos y compartir metas para formar las competencias que necesita cada niño en particular para tener éxito y ser feliz.

cropped-nincc83ez1.png

Con MOIDI-tips abro un espacio dirigido a padres, pues en sus manos esta el acompañamiento más importante en este tema, pues ellos son quienes siembran y cultivan los valores, la seguridad e individualidad que exigen los desafíos de la sociedad actual; educadores, quienes año tras año apoyan a los padres en su misión, al monitorear la puesta a prueba de los logros que alcanza su niño en comparación con otros de su edad y condición; especialistas, que orientan las inquietudes de padres y educadores con base en un trabajo en equipo, y las personas que ponen en marcha actividades especiales en la comunidad donde se potencian las fortalezas y se ayudan a superar o compensar las debilidades del desarrollo infantil.

En próximas entregas vamos a compartir piezas de información para que armen el rompecabezas del desarrollo integral de cada uno de sus niños, lo disfruten más y lo formen competente y feliz, con las herramientas que necesitará para tener éxito en la vida.

Los invito a seguirme en mis redes sociales Facebook, Twitter e instagram.

Tagged with: , , , , ,
Publicado en Uncategorized
Soy Chilina

Mamá, abuela y psicólogo escolar venezolana, convencida que las claves para criar y educar con éxito son entender que cada niño tiene su ritmo y estilo para lograr las competencias que necesita para la vida y que es necesario trabajar en equipo para potenciar su desarrollo integral. Para facilitar esta tarea, comparto mi experiencia con el Modelo Octogonal Integrador de Desarrollo Infantil (MOIDI), como una herramienta para contribuir a formar niños competentes y felices respetando su diversidad.

Follow on WordPress.com
Página web
www.adinsc.org