¿Cómo aprovechar los conflictos socio-políticos para potenciar el desarrollo de nuestros niños? PARTE I

La capacidad para entender situaciones de conflicto socio-político se logra al final de la adolescencia cuando el joven integra las competencias que adquirió durante  la infancia y niñez (físicas, motoras, cognitivas, lingüísticas, afectivas, sexuales, morales y sociales) con los aprendizajes escolares relacionados con el tema (área personal social en educación inicial y ciencias sociales en educación primaria y secundaria) y sus experiencias (personales, familiares, escolares y comunitarias) para construir el sistema de valores que guiará su vida.

 Los niños captan la tensión a su alrededor, pero como aún no tienen el nivel de desarrollo ni los aprendizajes requeridos, necesitan que los adultos encargados de su crianza les den protección emocional para ayudarlos a entender y procesar la información que reciben.

¡La situación no es fácil! Para minimizar el impacto de la crisis en nuestros niños, es necesario entender: 1. Qué es el proceso del desarrollo infantil 2. Con qué capacidades cuentan para enfrentar la crisis en cada etapa y  3. Cómo entender las diferencias individuales en el ritmo y estilo de cada niño para poder ayudarlo mejor.

  1. Qué es el desarrollo infantil

El desarrollo infantil es un proceso  que se inicia con la concepción y culmina en adolescencia. Este proceso es:

  • Continuo: con el paso del tiempo se van acumulando habilidades cada vez más complejas que se apoyan en las previas, conformando Secuencias de Desarrollo Infantil Integral.
  • Multidimensional: los cambios se describen en 8 áreas : 4 que permiten ser competente (desarrollo físico, motor, cognitivo y lenguaje) y 4 ser feliz ( desarrollo afectivo, sexual, moral y social). Estas áreas están relacionadas entre sí y funcionan como un todo.
  • Multideterminado: el desarrollo de cada niño es UNICO porque es el resultado de 3 variables: su edad, sus condiciones biológicas e historia personal y el momento histórico, realidad cultural y calidad del ambiente donde vive.

En momentos de crisis hay que prestar el doble de atención al ambiente de los niños y crear un clima de protección emocional al mantener:

  • Equilibrio y calma ante los imprevistos, especialmente delante de los niños pues aprenden imitando tu conducta.
  • La rutina de los niños con los ajustes necesarios para incluir actividades recreativas.
  • Comunicación constante y calurosa que facilite compartir las experiencias y los sentimientos que genera la situación en cada quien. Es importante ajustar tu comunicación a la etapa en que se encuentre tu niño, para asegurarte que lo esta procesando.
  1. Con cuáles capacidades cuentan para enfrentar la crisis en cada etapa.

El desarrollo infantil es continuo y complejo. Para entenderlo se diferencian 7 etapas con características generales que sirven como marco de referencia para apoyarlos en momentos de crisis : neonato (el primer mes), infancia (1 mes a 3 años), niñez temprana (3 a 6 años), niñez intermedia (7 a 9 años ),  niñez tardía/adolescencia temprana (10 a 12 años), adolescencia media (13 a 15 años) y adolescencia tardía (16 a 18 años).                       Hoy comparto algunas competencias clave para ayudarlos en la crisis que se logran en las primeras dos etapas: neonato (primer mes) e infancia (1 mes a 3 años).

  • Madura su sistema nervioso (desarrollo físico) (25% ya maduró al nacer, 90% esta maduro a los 3 años).  La calidad del desarrollo físico esta íntimamente relacionado con la calidad de la atención a sus necesidades básicas (techo, aseo, alimentación, control médico, etc.). En estos momentos es importante hacer equipo con la familia extendida y vecinos para garantizar la alimentación y el cuidado del niño.
  • Controla las partes grandes de su cuerpo (desarrollo motor grueso) debido a la maduración de su sistema nervioso. Pasa de la conducta global y refleja del neonato a lograr posturas, tener equilibrio y desplazarse hasta correr torpemente. Esto le da independencia y oportunidades para distraerlo en momentos de crisis. Por ejemplo, llevarlo al parque para que descargue energía y ejercite sus capacidades motoras.
  • Construye las bases del pensamiento (desarrollo cognitivo):  percepción, atención, memoria, discriminación etc. Estas son las herramientas que le permitirán captar al mundo y procesar la información del entorno. Es importante que al jugar con tu bebé insistas en que se enfoque en el juguete, se fije en las ilustraciones de un cuento, promuevas que recuerde lo que paso pues necesitará de estas competencias para entender situaciones de conflicto.
  • Entiende instrucciones y adquiere un amplio vocabulario logrando las competencias para comunicarse (lenguaje receptivo y expresivo). Las crisis son momentos ideales para escuchar lo que piensa o siente ante la situación, explorar lo que le inquieta y canalizarlo jugando.
  • Logra seguridad (desarrollo afectivo). Los bebés crecen seguros gracias a sus interacciones positivas con los cuidadores. Si se muestra inseguro es por que necesita más apoyo, pero también oportunidades de independencia. En momentos de crisis es fundamental que le demuestres mucho cariño, decirle que siempre habrá alguien para cuidarlo y protegerlo. Juega mucho con tu bebé.
  • Demuestra sensibilidad ante lo que sucede a su alrededor (desarrollo moral), este es el primer paso para reconocer lo que caracteriza una situación conflictiva y se cultiva en la familia desde que son bebés, mediante actividades cotidianas como por ejemplo cuidar las plantas o formarlos con cariño y cuido hacia los  animales (valor a la vida) o leer cuentos con mensajes de valores universales (paz, libertad, justicia, igualdad, solidaridad). Al terminar el cuento no olvides compartir las imágenes y el contenido con el niño, pregunta qué opina etc. y relaciona el mensaje con sus experiencias.
  • Avanza en el logro de competencias sociales (desarrollo social) al interactuar cada vez mejor con sus juguetes, cuidadores y otros niños. Pasan de la conducta social del recién nacido (por ejemplo, reacciona a estímulos, establece una relación sincronizada con la mamá) al niño conversador de 3 años que interactúa con fluidez en el grupo familiar, adquiere hábitos  y participa en actividades con otros niños. En momentos de crisis, a partir de 1 año, es importante que organices actividades recreativas con amiguitos o vecinos,

La integración de las competencias que logran durante la infancia, permiten al niño entender con sus recursos lo que sucede a su alrededor y orienta a los adultos sobre cómo canalizarlos. Los momentos de crisis generan estrés, lo cual afecta la seguridad de los niños. Las  señales de alarma mas comunes que nos avisan si el bebé esta afectado son:

  • Cambios en su manera habitual de comportarse. Por ejemplo, el intranquilo esta quieto y lo contrario.
  • Cambios en su rutina de alimentación, sueño etc. Por ejemplo deja de comer sin razón médica que lo justifique, no quiere ir a dormir.
  • Conductas Inseguras. Por ejemplo, no quieren separarse del adulto, se aferran a ellos, lloran, aparecen conductas previas ya superadas..

3) Cómo entender las diferencias individuales en el ritmo y estilo de cada niño. 

Cada niño avanza por este proceso a su ritmo, algunos más rápido, otros mas lento. En situaciones conflictivas algunos se dan más cuenta que otros de los detalles, o hacen preguntas que no se esperan para su edad.

También tiene su estilo, forma particular de adquirir las competencias y enfrentarse al mundo. Para ubicar el estilo temperamental durante la infancia hay 5 criterios: irritabilidad (de irritable a plácido), actividad (de pasivo a hiperactivo), atención que presta al entorno (de dispersa a sostenida), capacidad para auto-calmarse (requiere de ayuda externa a logra calmarse solo) y estabilidad en sus rutinas para dormir y comer (de inestable a estable).

El ritmo y estilo de cada niño determina no sólo como reaccionan ante la situación de crisis, sino también como los adultos podemos ayudarlo a superarla.

Por ejemplo comparto la experiencia de una niña de 3 años, cuando vio salir a su papá a una concentración política con la cachucha y bandera. Quería irse con el, pero sus papás respondieron que sólo iban los mayores. Pregunto qué iban a hacer, el papá le dijo que iba a encontrarse con unos amigos que querían que sus hijos crecieran en Venezuela, porque este es un país muy bonito con un clima maravilloso.

La niña entendió, se quedó tranquila en la casa con su mamá (desarrollo afectivo: seguridad) pidió pintar y ayudó  a buscar los pinceles, las pinturas y el papel (desarrollo motor grueso: se desplazo donde estaban con equilibrio  y motor fino: agarró los pinceles). La mamá la animó a pintar sobre el País, le hizo una bandera como  la que llevaba su papá (desarrollo moral: sensibilidad, cognitivo: memoria, desarrollo social: pertenencia al país, patriotismo), identificaron los colores, lo relacionaron con otras cosas de ese color que conocía (desarrollo cognitivo: atención, memoria discriminación de colores., asociación de ideas), compartieron las cosas bonitas que tiene Venezuela (lenguaje receptivo  y expresivo, desarrollo social: pertenencia al país) recordaron los lugares que conocía (desarrollo cognitivo: memoria, asociación con personas conocidas que viven en otra ciudad), recordaron donde vivía la abuelita y cuando un niño en su casa molestó a un perrito (desarrollo afectivo, social, moral).

El papá regresó después de 8 horas. Cuando sea mayor le contarán lo que estaba sucediendo en el país en este momento histórico y le dará una clase de historia venezolana.

Para ella y su mamá el incidente fue una oportunidad de juego con la doble agenda de fortalecer las competencias que debe lograr al culminar la infancia y formarla con valores ciudadanos y amor por su país.

Concluyendo, las experiencias que viven nuestros niños en estos momentos de crisis son oportunidades de oro para potenciar su desarrollo integral y contribuir a formar las competencias que necesitan para la vida, entre ellas la formación ciudadana con valores que se inicia desde bebés. En la próxima entrega continuaremos el tema con preescolares y escolares.

Anuncios
Acerca de

#mamá, #abuela y #psicólogoescolar #venezolana, convencida que cada niño tiene su ritmo y estilo de #desarrolloinfantilintegral #MOIDI #MOIDItips#ADINsc

Publicado en Uncategorized
One comment on “¿Cómo aprovechar los conflictos socio-políticos para potenciar el desarrollo de nuestros niños? PARTE I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Soy Chilina

Mamá, abuela y psicólogo escolar venezolana, convencida que las claves para criar y educar con éxito son entender que cada niño tiene su ritmo y estilo para lograr las competencias que necesita para la vida y que es necesario trabajar en equipo para potenciar su desarrollo integral. Para facilitar esta tarea, comparto mi experiencia con el Modelo Octogonal Integrador de Desarrollo Infantil (MOIDI), como una herramienta para contribuir a formar niños competentes y felices respetando su diversidad.

Follow on WordPress.com
Página web
www.adinsc.org
A %d blogueros les gusta esto: