¿Cómo convertir la crisis nacional en una oportunidad para el necesario encuentro entre adultos?

Info cuadrito

MUCHACHA EN MARCHA

 

 

 

 

Los conflictos sociales que estamos viviendo en Venezuela son la explosión de una crisis política continua que nos viene afectando desde hace muchos años.  Pero, “Las retóricas políticas pasan, lo que permanece es la familia y las personas” y tenemos que encontrar cómo convertir esta difícil situación nacional en una oportunidad para fortalecernos como sociedad, comunidad, familia y persona.

  • Como sociedad, la crisis nos esta permitiendo pasar del individualismo hacia una mayor conciencia colectiva de patria, bajo la guía de los valores superiores del Articulo No2 de la Constitución, “…la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y en general la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político”

 

  • Como comunidad, la situación nos impacta en forma diferente según las circunstancias de cada localidad y las condiciones en que vivimos obligando a conocernos mejor, a fortalecer los nexos entre vecinos y avanzar hacia la necesaria organización comunitaria que exige el mundo en la actualidad.

 

  • Como familia, organización base de la sociedad que conforma los nudos de un tejido social a construir en el país no solo en tiempos de crisis y lugar donde formamos a las personas, satisfacemos las necesidades básicas y afectivas, construimos los valores, compartimos las vivencias ante todo lo que sucede y los niños aprenden del modelo de sus padres la forma de reaccionar ante los imprevistos y situaciones difíciles.

 

  • Como personas, pues sin importar cuál es el lugar donde vivimos, nuestras preferencias políticas, en cual etapa del desarrollo humano nos encontramos, la crisis nacional la estamos viviendo todos, desde la madre embarazada hasta el adulto mayor. Cada quien procesa e interpreta la información a su manera según las capacidades que le permite su momento evolutivo, el estilo personal y las circunstancias que lo rodean.

En cualquier caso, por difícil que sean las experiencias de conflictividad social para una persona, grupo familiar o comunidad en particular, tenemos que convertirlas en oportunidades para el desarrollo y aprendizaje de todos.

Para los niños y adolescentes, pues son testigos de una situación inusual que altera su rutina familiar y educativa. Pero también les esta permitiendo adquirir, en forma natural y cotidiana, muchos de los aprendizajes personales y sociales que se espera logren con base en un trabajo en equipo entre padres y educadores. De hecho, la educación mundial actual exige incorporar a la planificación educativa las experiencias  que traen los alumnos de su casa y comunidad, vinculándolas con los aprendizajes esperados de los programas educativos nacionales. En la situación que estamos viviendo son de especial importancia las áreas de conocimiento personal social de educación inicial y ciencias sociales de primaria y secundaria.

Para los adultos, ya que nunca dejamos de aprender y el momento histórico nos esta obligando a revisar nuestros conocimientos sobre historia nacional y mundial, pasar de lo individual a la conciencia colectiva de patria y evaluar nuestros comportamientos en  los temas de ciudadanía y democracia.

Por ello creo que la coyuntura nacional actual es una oportunidad para el aprendizaje de todos. Es necesario reordenarnos para enfrentar lo que estamos viviendo ya que las crisis sociales siempre generan una gran inestabilidad personal, al perder control sobre lo que sucede, y por eso urge apoyarnos mutuamente para minimizar el impacto negativo en nuestra familia y comunidad.

¿Qué podemos hacer? Compartir  entre adultos la situación en pareja, con amigos y vecinos

Compartir la situación en pareja.

Escoge a alguien importante para ti en la casa, esposo (a) o cualquier otra persona con quién compartas las responsabilidades de la familia y la  crianza de los hijos, ya que ante la  complejidad de la situación actual es necesario tener a otro adulto cercano para tomar decisiones sobre cómo minimizar el impacto de la crisis en la familia. Hay que sacar tiempo para analizar en detalle cómo esta afectando la situación a nuestro grupo familiar y a cada miembro en particular, pues las reacciones cambian en función del momento evolutivo, sus circunstancias, estilo para procesar la información socio-política y el modo de reaccionar ante las situaciones que vive.

Cada familia tiene que planificar su estrategia particular para enfrentarse a esta situación. Para ello sugiero responder entre los dos a preguntas clave e identificar estrategias que funcionen para su familia en particular. Como un marco de referencia algunos ejemplos,

  • Qué podemos hacer para mantener, en la medida de lo posible, la rutina de la casa  incluyendo las recreativas.
  • Cuál es nuestro plan de acción si presenciamos un acto de violencia política. Cómo lo manejamos. Cómo nos protegemos. Qué vamos a hacer con los niños y los abuelos.
  • Estamos dando un tiempo privado a cada miembro de la familia para que exprese lo que siente y canalice sus sentimientos y temores.
  • Cómo compensar en la casa las actividades educativas que no realiza. Es posible coordinar un plan de nivelación con los maestros. Hay otros niños en la familia o compañeros  del colegio que vivan cerca para organizarles actividades.
  • Cómo vamos a explicar a los niños lo que esta pasando?
  • Quiénes forma parte de nuestra red de apoyo para satisfacer las necesidades de cuidado diario, medicinas, pañales y alimentos.
  • Cómo apoyar al adolescente o adulto joven de la familia que decide colocarse en primera línea durante los conflictos.

Compartir la situación entre amigos y vecinos.

En tiempos de crisis hay que fortalecer las redes de apoyo mutuo para protegernos y minimizar el impacto negativo en nosotros y en quienes nos rodean. Los nudos de esta red de tejido social son las familias, las escuelas y las organizaciones que hacen vida en la comunidad. Todos estamos llamados a organizarnos para:

  • Mantener equilibrio en la medida de lo posible, ya que es el momento histórico que nos corresponde vivir como personas, familias organización y comunidad.
  • Abrir espacios para lograr mayor control interno, descargar las emociones negativas que producen los obstáculos al logro de nuestras metas personales.
  • Colaborar en forma organizada con el reto de estabilizar la democracia en el país.
  • Identificar espacios y oportunidades para la formación y recreación de todos.
  • Lograr la satisfacción de formar nuevas generaciones competentes y felices, aun en tiempos de crisis.
  • Convertir las experiencias en oportunidades de satisfacción personal al apoyar a la familia y poner nuestro grano de arena en la comunidad donde vivimos.
  • Preparar la lista de organizaciones y especialistas que pueden brindar apoyo profesional cuando esto sea necesario.

Concluyendo, en cualquier momento histórico nuestra meta como adultos es realizarnos como personas, integrando las circunstancias que nos tocan vivir, y cumpliendo con la misión de atender las necesidades de desarrollo de nuestros niños y adolescentes. Preocupa que este foco lo estamos perdiendo ante la magnitud y complejidad de la situación nacional, por ello en la próxima entrega nos preguntamos  ¿Cómo convertir la crisis nacional en una oportunidad para la formación integral de nuestros niños?

¡Hazme llegar tus comentarios!

Chilina León

Tagged with: #ChilinaLeon#desarrollohumanointegral#MOIDI#MOIDItips#MOIDItipsconChilina,#visiónintegral, #crisisvenezolana,


Publicado en 
Uncategorized

Anuncios
Acerca de

#mamá, #abuela y #psicólogoescolar #venezolana, convencida que cada niño tiene su ritmo y estilo de #desarrolloinfantilintegral #MOIDI #MOIDItips#ADINsc

Publicado en Uncategorized
2 comments on “¿Cómo convertir la crisis nacional en una oportunidad para el necesario encuentro entre adultos?
  1. chilinamoidi dice:

    Realmente los adultos están interesados en potenciar el desarrollo de sus niños y adolescentes?

    Me gusta

  2. Héctor Dunn dice:

    En una palabra: CONSCIENCIA, tener perspectiva clara. Muchas veces es difícil que las personas en medio de las crisis se den el permiso de crear espacios de bienestar, porque genera culpa o sensación de desidia; asimismo, puede que les cueste percibir o valorar el lado positivo de dichas crisis, sobre todo por considerar que tal condición de vida o trance es injusto (falacia de justicia, lo llaman los cognitivos: si somos buenos, nos deben pasar solo cosas buenas).

    Este artículo nos amplía la perspectiva, nos pone por encima del ser sujetos de la crisis y nos expone a las posibilidades de saber navegar en aguas turbulentas, a pesar de que sean injustas o generen sufrimiento. Este episodio en la vida de Venezuela ha sido demasiado largo para nuestra experiencia de vida, no así en sentido histórico. Personalmente, lo considero un encadenamiento constante de absurdos viles, contra los que se pretenden aplicar soluciones cuya efectividad se ha probado solo dentro de ciertas condiciones morales de las partes en conflicto, pero en este caso no funcionan.

    Me resonó esto: “Abrir espacios para lograr mayor control interno, descargar las emociones negativas que producen los obstáculos al logro de nuestras metas personales”; pues creo que es la razón fundamental de por qué muchos hemos decidido dejar el país. Vemos cómo pasan los años, uno tras otro, aportando y apostando por el país, pero llega un momento en uno dice: ya no puedo más, la vida se me va. Sin embargo, sumimos desde fuera otro papel de soporte para lo que pasa allá.

    En síntesis, como dice Barkley en su aproximación a la intervención del TDAH, hay problemas que son la oportunidad de oro (the golden chance) para aprender algo nuevo. Es importante no abandonar los espacios de bienestar, por lo contrario, procurarlos y construirlos. Esta crisis ha puesto en evidencia muchas fortalezas del venezolano: en medio de tanto deterioro moral evidenciado en violencia y corrupción, ha relucido también la solidaridad.

    Para ello se requiere contar con las redes sociales informales, que de hecho están surgiendo por la ausencia o perversión de las formales del Estado. El ciudadano en Venezuela ha tenido que hacerse cargo de la solución de sus problemas y eso en el fondo es la demostración de que la nación (en el sentido de vínculos y pertenencia) pervive en su sustrato, independientemente del gobierno de turno.

    Ojalá cerca de cada persona decaída y estresada haya una especie de Chilina que le aporte esta amplitud de visión, tanto para la tranquilidad de los propios adultos (responsables de sostener, conducir y ejecutar la vida) como para el favorecimiento del adecuado desarrollo de todos (niños, adolescentes y ancianos), así como el enriquecimiento de nuestras experiencias y el aprendizaje de destrezas para la vida.

    Es complejo, pero se puede y hay quienes lo llevan con bastante éxito.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Soy Chilina

Mamá, abuela y psicólogo escolar venezolana, convencida que las claves para criar y educar con éxito son entender que cada niño tiene su ritmo y estilo para lograr las competencias que necesita para la vida y que es necesario trabajar en equipo para potenciar su desarrollo integral. Para facilitar esta tarea, comparto mi experiencia con el Modelo Octogonal Integrador de Desarrollo Infantil (MOIDI), como una herramienta para contribuir a formar niños competentes y felices respetando su diversidad.

Follow on WordPress.com
Página web
www.adinsc.org
A %d blogueros les gusta esto: